dimecres, 2 de maig de 2012

El final de la lucha

Transcribo aquí, literalmente, lo que escribió mi abuela, sin puntos ni comas y con su ortografía, sobre los años 37, 38, y lo que sobrevino a principios del 39.Los puntos y comas son míos para ayudar al lector a leer ante tanta angustia. "Los llevaron a la provincia de Teruel. A la altura de Agua Viva, mandó llamar a su mujer, Josefina. Era imposible llegar hasta allí, habría que ir con camiones de militares. entre noviembre y diciembre del 37 llegaron los fuertes combates a Teruel. Los llevaron a Madrid a descansar. No tardaron mucho en bolber a nuevos combates en Teruel. Así estuvieron hasta marzo del 38, que empezó el desastre. En unos momentos, sálvese quien pueda, con bastantes dificultades pudo llegar a Barcelona; y como era su deber tenía que presentarse al ejercito, tenían que reorganizarse, nuevas compañías, lo mandaron a Garra, como instructor de tiro; para el fue un gran regalo, los compañeros que estaban con el fueron a luchar al Ebro, parte de ellos alli quedaron en este periodo. de tiempo fue a St. Cugat. a una escuela, para instruirlos mas sobre la guerra. Se fue de Barcelona la lucha iba de mal en peor. llego Enero 39-estubieron resistiendo en abanzhadillas.hasta el 14 del mismo, paso la frontera

dimecres, 21 de desembre de 2011

Vida

El cambio de bando no satisfizo a Vicente. Le dijo al sargento que él no era, bueno, que si podía encontrar a otros más dispuestos, pues mejor. ..El sargento lo entendió. Al día siguiente se le dijo que uno de los fusilados era seguramente primo de su mujer. El frente se hacía duro en aquel inicio del 37, con frío, mucho frío y sin saber de los suyos. Esto es lo que debe ser una guerra-se dijo-sin saber de quién fiarse. Pero le dio la vuelta. Se dijo que aquello no iba a durar toda la vida, que tenía que encontrar la manera de salir adelante, de reencontrarse con su mujer y su hijo y de retomar su vida.

dimarts, 3 de maig de 2011

El final de una etapa

Aquí acaba aquest conte. Falten coses que només pertanyen a la intimitat de les persones. Espero que us hagi agradat. El final segueix de la següent manera:

Vicente cruzó la frontera en medio del frío, la angustia y el horror de haber visto lo que había visto. Pero como dice la canción...

Diez mil veces que los tiren
diez mil veces los haremos
Tenemos la cabeza dura
los del cuerpo de ingenieros.

En el capítulo "La Carta" se decía:
"El sargento tuvo problemas. La nieve cubría casi todo el camino. Cruzar la frontera fue toda una odisea: controles, mal tiempo, enemigos…
Llegó al campo.
-Tengo una carta para una refugiada-dijo-
-Hay muchas refugiadas aquí, déjala y nos haremos cargo de ella.
Al sargento no le gustó la idea.
-Se perderá…Será mejor que la deje en algún sitio menos visible.
Detrás de la alambrada, con una piedra sujetándola!!! Pensó.
Dicho y hecho. –A Josefina-, decía la misiva.
Contento de haber cumplido la misión del comandante, empezó a pensar como volver al cuartel."


Un mes después Vicente cruzó la frontera con el salvoconducto que le permitía poder estar con su hijo y su mujer.
Después de pasar con ellos un tiempo, respondió por carta a la petición que le realizaban desde la Bretaña, en el norte de Francia, como fuerza de trabajo, en el bosque cercano a Rennes. Le ofrecían un trabajo para colectar la leña y ayudar con el carbón. Según indicaban los propietarios en la carta, el negocio iba a ser redondo, porque, entre otras cosas, Alemania estaba dispuesta a comprar toda la producción energética que pudiera.

dilluns, 18 d’abril de 2011

La cárcel

Entró en la cárcel. El dolor era inmenso. No sabía donde estaría Felisa. Huesca era un limbo desde el punto de vista de un hombre que venía de combatir a esos rebeldes que se decían nacionales. Juan, el hermano mayor de Arturo Morera, entraba en la cárcel de Huesca.

500 francos

La tarde era plácida. Abril en Bretaña es una transición correcta. Del frío se pasa progresivamente a una primavera amable, en que los árboles empiezan a florecer, el agua se serena y el sol, aunque frágil, alumbra lo suficiente.
Lena se levantó de la siesta. Esa costumbre española poco reconocida en el norte de Francia, a ella le serenaba, y no sabía porqué. Se levantaba de muy mal humor porque había soñado mucho...Ojos llorosos, labios apretados y manos en tensión. Aun así, era consciente de su propia identidad. En realidad se llamaba Elena, pero los franceses no habían entendido su nombre. Elena era demasiado complicado para ellos, sobre todo sin hache. Era consciente de que en realidad era una española de seis años, refugiada de padres republicanos y encima tenía que torear con los nazis, y con ese ambiente tan raro que se vivía en Francia en el año 46.
Decidió ir a ver a Joelle, su única amiga.
Al salir, su madre la retuvo: hay que ir a pagar el alquiler-dijo Josefina-toma este billete y se lo das a Madame Papay. Ten cuidado, son 500 francos.
Lena cogió el billete en su mano izquierda y salió por la puerta. Ouaouh!!! podría subir a los árboles con su amiga y comerse alguna fruta: ciruelas, manzanas...humm!
Giró la esquina. Joelle estaba allí, con las piernas colgando encima del murete.
-Où est-ce que l'on va?-dijo Joelle
Léna pensó:manzanas, ciruelas, o peras?
Y con su mano izquierda le cogió la mano derecha...

diumenge, 3 d’abril de 2011

Un paseo por las nubes

Josefina le deslizó el niño a Arturo, se apoyó en una piedra, y empezó a subir la montaña. Delante iba Juan, abriendo camino, seguido de un vecino de Barcelona que en el último momento se había apuntado a la travesía. Después de Josefina, que llevaba al pequeño en brazos, Arturo cerraba la fila. Habían desayunado pronto, a eso de las siete en el hostal, y pensaban que con suerte, podrían llegar a su destino hacia el final de la tarde. Con el dinero que Juan tenía podrían pagar lo necesario para que les trasladaran.
Arturo no tenía mucho miedo. Seguía a su padre, y por fin éste había entendido las ansias que su hijo tenía de poder contribuir, de ser útil con todo lo que estaba pasando. Se había tenido que pelear con él en algunas ocasiones porque él quería estar con su familia y con él, pero su padre prefería que siguiera los estudios. Después de estar separados por pocos kilómetros pero por un frente sin piedad en la misma provincia de Huesca, por fin había conseguido que su padre le tomara en serio y se reuniera con él para pasar la frontera.
Hacía calor. A eso de las doce se sentaron a descansar y sacaron los bocadillos y la bota. Desde allá arriba, el pirineo navarro se mostraba en todo su esplendor.
-Detrás de esa colina, si no voy equivocado, estará la frontera. Ya nos falta menos.
El señor de Barcelona sudaba, callado, pero su cara delataba ansiedad.-No creo que sea buena idea pasar, Juan, los requetés están por todas partes, y si nos pillan antes de cruzar nos fusilarán a todos.
-No tiene porque pasar nada, dijo Arturo. Su padre le hizo señal para que callara. -Si quieres puedes volver, estás a tiempo-le dijo. El hombre se levantó, y sin mirar atrás echó colina abajo retomando el camino de vuelta.
A eso de las cuatro y media, los viajeros llegaron a un puesto de vigilancia.
-Donde van? Dos hombres con uniforme requeté y fusiles en las manos les contemplaban, sentados en una improvisada y desconchada garita desde donde se divisaba toda la zona de la frontera. El sol era abrasador.
-A dar un paseo, al crío le viene bien el aire, y a nosotros estirar las piernas.
-Por ahí ya no hay nada más, sólo la frontera y algún campo yermo.
-Bueno, seguiremos un rato y luego volvemos.
-Déjenos al crío. Nosotros le cuidaremos. Si se pone a llorar en el medio del camino, les va a fastidiar la caminata.
-Bueno, ya le daremos la bota!-dijo Juan entre risotadas.
A eso de las ocho, a punto empezaba a oscurecer, Arturo vio el humo de una chimenea. Al llegar abajo se encontró con una casa, y en el portal un hombre sentado fumando pipa.
-Nous..sommes… France? dijo, con los pocos conocimientos que tenía de aquel idioma.
-Oui, oui,-dijo el hombre- Passez vous reposer. Vous avez l’ air fatigué…

divendres, 1 d’abril de 2011

Roncesvalles

Hacía mucho calor. Arturo, Josefa y Gerardo se disponían a iniciar la excursión. El verano de 1937, según se decía, iba a ser caluroso. Llegados a Pamplona!! pensó Joan Morera Purull. Con el dinero republicano de que disponía, negoció el camino a Francia a pesar de aquel señor de Barcelona que se había juntado al grupo.
Salieron pronto por la mañana. El objetivo era llegar a Francia, a través de la montaña, desde el puente de la Reina, y luego el camino por Roncesvalles hasta el país de la libertad. Allí podrían reconducir el camino y salir de la espiral irrespirable a la que asistían.
Con el crío al cuello, y el pequeño Arturo acompañándola, Josefina se sintió bien.